La depressió ha augmentat entre els joves arran de la covid. Fotografia: Anthony Tran (Unsplash)
/

La depresión en menores: un problema no visibilizado

La depresión en niños y adolescentes está infradiagnosticada e infratratada

Per: Jordi Riaza

Para algunos adolescentes, estar deprimido es mucho más que solo sentimientos temporales: es un síntoma de depresión severa, es decir que es permanente.En el caso de niños y adolescentes, tiene un gran impacto en el crecimiento y el desarrollo. Los trastornos depresivos en la adolescencia se asocian al consumo de drogas, conductas delictivas i agresividad.

En la actualidad, más de un 18% de los jóvenes padecen de estos síntomas, que han crecido un 30% desde 2017, pero solo un 5,7% son capaces de “salir a la luz” y buscar ayuda en expertos, como los psicólogos.

La depresión no es una debilidad o algo que se pueda superar simplemente con fuerza de voluntad. Puede tener consecuencias graves y requiere tratamientos a largo plazo. Para la mayoría de los adolescentes, los síntomas de depresión se calman con tratamientos como medicamentos y terapia psicológica.

Desde que empezó la pandemia, han incrementado, solo en España, los intentos de suicidio entre jóvenes hasta en un 250%. Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), en 2019 se suicidaron en España 3.671 personas, de las cuales 2.771 hombres y 900 mujeres, por lo que la convierte en la primera causa de muerte no natural de este país. 

Es erróneo decir que la mayoría de personas que se suicidan quieren morir. Simplemente su enfermedad mental (en este caso la depresión) llega a un punto de no retorno, por no ser tratadas de ninguna manera, lo que tarde o temprano provocaría la muerte del individuo que la padezca.

REDES SOCIALES

Otra teoría sobre el aumento de la depresión es la pérdida de la autoestima. Centrándonos más en las adolescentes, que se comparan negativamente con las imágenes bien editadas de niñas que parecen ser más bonitas, delgadas, más populares y con mayor nivel económico. 

La Dra. Hamlet explica que muchas niñas son bombardeadas por sus propias amigas que publican las imágenes más perfectas de sí mismas, o están siguiendo a celebridades y personas influyentes que hacen muchos retoques a sus fotos con Photoshop. “Si ese es su modelo perfecto de lo que es normal, puede resultar muy difícil para la confianza en sí mismas”, asegura.

De hecho, Instagram, basada principalmente en imágenes, aparece en varias encuestas como la plataforma que más lleva a los jóvenes a reportar que sienten ansiedad, depresión y preocupaciones sobre la imagen corporal.

La creación de una imagen “perfecta” puede no solo hacer que los demás se sientan inadecuados, sino que es dañino incluso para aquellos que parecen tener éxito en ello, señala el Dr. Bubrick. “Los niños pasan mucho tiempo en las redes sociales tratando de publicar lo que creen que el mundo pensará que es una vida perfecta. ¡Mira lo feliz que estoy! ¡Mira qué linda soy! Les preocupa que sin eso sus amigos no los acepten. Tienen miedo de ser rechazados”. Y si reciben comentarios positivos de sus cuentas en las redes sociales, podrían preocuparse de que lo que les guste a sus amigos no sea lo que ellos son “en la vida real”.